Todo lo que necesitas saber sobre la pintura epoxica

Si te llama la atención todo lo que tiene que ver con recubrimientos con pintura epóxica, en este artículo te regalamos algunos conocimientos fundamentales a la hora de hacer una elección, aclarando un poco la diferencia entre el revestimiento epóxico y la pintura epóxi. ¡Comencemos! 

¿Qué es un piso epóxico?

Los pisos epóxicos son muy conocidos porque su composición (resina epoxi) es ideal para ser usado en el área industrial, sobre todo las áreas que tienen especial relación con alimentos, farmacéutica, metalmecánica, entre otras. De esta forma, el piso epóxico tiene una amplia gama de usos, siendo preferido por sus múltiples acabados: antiderrapante, texturizado, y ultra resistente, etc.

¿Cuáles son las ventajas de los pisos epóxicos?

Sin duda, que una de las ventajas que resalta en los pisos epóxidos es su alta resistencia al tráfico pesado (7 mil toneladas por m2), ya que no se dañan como otros tipos de pisos, le sigue su protección ante grasas fuertes y sustancias químicas, siendo éste uno de los beneficios más perseguidos por la industria petroquímica al igual que su impermeabilidad y repelencia.

Otra de las grandes ventajas es que son sumamente fáciles de limpiar, permitiendo ahorrar tiempo y dinero, ya que pueden lucir como nuevos con tan solo darle una lavada con agua y jabón.

El precio es igualmente una de las grandes ventajas de los pisos epóxicos, ya que el trabajo se hace en una superficie ya existente, que generalmente es concreto.

Tipos de pisos epóxicos

El piso epóxico más común es el conocido “porcelanato líquido”, éste se utilizó en un principio en remodelaciones de viviendas; sin embargo, su uso se extendió mucho más gracias a que ofrece cualidades únicas en composición, resistencia y calidad que se obtiene con la resina epóxica, ahora se usa en áreas industriales y también en sectores como salud y alimentación.

De esta manera, gracias a su versatilidad y distintas posibilidades de utilización, existen actualmente una amplia variedad de tipos de pisos epóxicos; donde cada uno ofrece distintas características, diseños y funcionalidades.

Se utiliza cuando lo que se necesita es recubrir los pisos (sean nuevos o viejos), o incluso repararlos, independientemente si son de concreto o cualquier otro material como madera, ladrillo o incluso metal, tiene un espesor de 2 mm aproximadamente.  Este tipo de pisos es capaz de proteger de la abrasión, soportando temperaturas de hasta 60 ºC protegiendo también del impacto causado por sales y ácidos.

Este es el piso ideal cuando lo que se busca conseguir es una mayor resistencia al desgaste, su capacidad de aguante se debe a que está compuesto en 100% por polímeros sólidos.

Se usan idealmente en lugares con tránsito pesado y que están expuestos a altas temperaturas, ya que soportan hasta 60°C. Son altamente resistentes a los impactos y a sustancias químicas.

Éstos pisos se mantienen intactos, aunque estén en contacto con sustancias químicas abrasivas o corrosivas, como es el caso de solventes y ácidos. Tienen la particularidad de no tener grietas, son totalmente lisos, son resistentes a los cambios de temperatura, además de ser repelentes, lo que hace mucho más fácil su mantenimiento.

Los pisos epóxicos antiestáticos se recomiendan en áreas donde se trabaja con equipos electrónicos de alta sensibilidad que ameritan de un control estático y estar en áreas que estén libres de descargas. Igualmente, son la opción más segura en áreas de trabajo que contienen sustancias inflamables o donde se guarden explosivos.

En este tipo de pisos se utilizan incrustaciones de diferentes materiales como cuarzo, granito, mármol, por lo tanto, se construyen con fines estéticos y ornamentales, en áreas interiores o exteriores con tránsito ligero.

Es otro tipo de piso epóxico que se utiliza con fines estéticos y ornamentales y se usan con mucha frecuencia tanto en interiores como exteriores, en áreas destinadas a reuniones, celebraciones. Su espesor es de unos 2 a 3 mm, y se compone básicamente por resina epóxica ligada con otros agregados plásticos.

Instalación de un piso epóxico

Para instalar de manera correcta un piso epóxico y obtener el mejor resultado, se deben seguir una serie de pautas, que en definitiva son básicas para todos los tipos de pisos.

  1. Construir o preparar el piso o pavimento que servirá de base para recubrir con la resina epoxi, la cual consta de dos componentes: colorante y endurecedor. Es de hacer notar, que para que la pintura epóxica se fije correctamente se debe tener especial cuidado en no aplicarla en concreto pulido.
  2. En la preparación se incorporan los agregados, según el tipo de piso.
  3. Se debe tener especial cuidado en la limpieza del pavimento o piso base, si éste presenta fisuras, deben sellarse.  
  4. Al momento de vaciar y esparcir la resina epoxi (líquida), es importante usar una llana, así se asegura que no se formen capas de revestimiento superiores a 5 mm.
  5. Se nivelan las capas utilizando un rodillo de púas.
  6. Finalmente, se deja secar la superficie tratada durante el tiempo que esté indicado por el fabricante el cual puede variar entre 40 y 72 horas. Cabe destacar, que este tiempo de secado puede variar dependiendo de las condiciones ambientales.

Pintura epóxica o resina epóxica

Es importante aclarar que existe una diferencia entre el revestimiento epóxico y la pintura epoxi, y es que ésta última no solo se aplica en pisos y pavimentos, sino también en paredes, techos, y otra gran variedad de otras superficies.

Además, es importante tener en cuenta, que con la pintura epoxi solo se logra un acabado liso, por lo tanto, con ella no es posible nivelar o regularizar superficies base, ya que esto solo se puede lograr con revestimiento epóxico. Por ende, construir un piso epóxico resultará mucho más costoso que sólo realizar la aplicación de pintura epóxica en cualquier superficie.