Seleccionar página

Guía completa para el tratamiento de estructuras metálicas

El tratamiento de estructuras metálicas es un conjunto de técnicas y procedimientos para protegerlas de la corrosión y prolongar su vida útil. Esta guía completa te ayudará a comprender los diferentes tipos de tratamiento disponibles, los pasos a seguir para su aplicación y las mejores prácticas para garantizar un trabajo de calidad.

Tipos de tratamiento de estructuras metálicas:

1. Protección pasiva:

  • Limpieza: Eliminación de la capa de óxido, polvo, grasa y otros contaminantes de la superficie del metal.
  • Preparación de la superficie: Abrasión mecánica o química para crear una superficie rugosa que favorezca la adherencia del recubrimiento.
  • Imprimación: Aplicación de una capa de imprimación que actúa como puente entre el metal y el recubrimiento final.
  • Recubrimiento final: Aplicación de pintura, barniz o galvanizado para proteger el metal de la corrosión.

2. Protección activa:

  • Sistemas de ánodos de sacrificio: Protección mediante la instalación de ánodos de un metal menos noble que el metal a proteger.
  • Recubrimientos anticorrosivos con inhibidores: Protección mediante la aplicación de pinturas o barnices que contienen inhibidores de la corrosión.

Pasos para el tratamiento de estructuras metálicas:

1. Evaluación del estado de la estructura:

  • Inspección visual para identificar áreas con corrosión, óxido o daños.
  • Pruebas no destructivas para evaluar la severidad de la corrosión y la integridad estructural.

2. Selección del tratamiento adecuado:

  • Considerar el tipo de estructura, el ambiente en el que se encuentra, el presupuesto disponible y las expectativas de vida útil.

3. Preparación de la superficie:

  • Limpieza y eliminación de contaminantes.
  • Abrasión mecánica o química para crear una superficie rugosa.
  • Aplicación de imprimación.

4. Aplicación del recubrimiento final:

  • Seguir las instrucciones del fabricante para la mezcla y aplicación del recubrimiento.
  • Asegurar una aplicación uniforme y sin defectos.

5. Control de calidad:

  • Inspección visual para verificar la correcta aplicación del tratamiento.
  • Pruebas de adherencia y resistencia a la corrosión.

Mejores prácticas para el tratamiento de estructuras metálicas:

  • Utilizar productos de alta calidad y de marcas reconocidas.
  • Seguir las instrucciones del fabricante para la aplicación de los productos.
  • Contratar personal calificado y con experiencia en el tratamiento de estructuras metálicas.
  • Realizar un mantenimiento regular para verificar el estado de la estructura y realizar reparaciones puntuales.

Agenda una videollamada

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?